Alfons Crespo. Investigador del Área de Informática industrial

Publicado el 30 septiembre, 2019

 

Este septiembre acabamos de empezar un nuevo curso y, en mi caso, se cumple la cuadragésima vez que se da esta circunstancia desde el curso 1979-80, que fue mi primer inicio como profesor. Así pues, han pasado muchos años y añoro, sobre todo, dos cosas: el empezar el curso un poco más tarde y, sobre todo, a algunas de las personas con las que empecé a trabajar, a aprender a ser una persona comprometida con la universidad y a alcanzar una formación investigadora diferencial de lo que existía en aquel momento en la universidad española. El largo camino recorrido me ha permitido, y creo que he sido testigo de excepción, observar y participar en unos cambios muy importantes tanto desde el punto de vista de la propia universidad como de la tecnología.

La universidad, en general, ha experimentado unos cambios fundamentales que han permitido alcanzar unos niveles de calidad nada comparables a los de los años 80. Simplemente decir que en 1984 se consiguió el primer proyecto nacional de investigación CAYCIT en el centro de Industriales, que estuvo liderado por Pedro Albertos y Francisco Payri. Nada comparable con lo que tenemos ahora en cuanto a proyectos de investigación, publicaciones y acceso a recursos para la investigación y el desarrollo. Acceder a las publicaciones que te permitiesen realizar un estado del arte en los temas de tesis que iniciamos en aquel momento era toda una labor de rata de biblioteca. Solo unas pocas revistas estaban en la biblioteca y se pedían a través de ésta otras publicaciones que identificábamos al acceder a los artículos a los que teníamos acceso. La importancia de la asistencia a los congresos era fundamental, ya que se tenía acceso directo a las publicaciones e investigadores.

Formar parte del equipo del profesor Pedro Albertos fue todo un privilegio. La tesis doctoral que realicé se enmarco en un convenio con la empresa nacional de distribución eléctrica de Sudáfrica en cuyas instalaciones realicé la implantación del software desarrollado y que fue la base de la tesis doctoral. Hacer una estancia en Johannesburgo en el año 1983, en pleno apartheid, para instalar en la empresa el programa desarrollado fue toda una aventura. En aquel proyecto ya aplicamos programación orientada a objetos para el diseño de los programas en un lenguaje que no se caracterizaba por esta característica, como era es el Fortran.

Posteriormente, ya usamos lenguajes como Smalltalk, como algunos más mayores recordareis, para el control de un horno de cemento.

En el núcleo del grupo, el profesor Juan Antonio de la Puente fue el catalizador de la informática industrial cuando ese término no se había acuñado. Ello permitió liderar una serie de actividades que permitieron la creación primero de la Escuela Universitaria de Informática y, posteriormente, la Facultad de Informática en nuestra universidad.

A lo largo de aquellos primeros 10 años transité del departamento de Automática de Industriales al departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos (DSIC) y, finalmente, al de Ingeniería de Sistemas, Computadores y Automática (DISCA). Este DISCA se dividiría posteriormente en dos departamentos orientados a la automática (DISA) y la arquitectura de los computadores (DISCA). Este viaje por distintas temáticas (control, lenguajes y arquitecturas) me permitió tener una visión amplia de la informática y su utilización en la industria. La informática industrial viene a representar un marco en el que su uso cubre todo el espectro de temas de forma multidisciplinar. Los sistemas de tiempo real vienen a representar la materia más formal que enmarca la informática industrial.

La evolución de la informática industrial a lo largo de los últimos 30 años ha sido muy importante. Actualmente, la denominada Industria Conectada o Industria 4.0 pone el foco de la industria todo un conjunto de tecnologías llamadas habilitadoras al servicio de la industria. Tecnologías como sistemas empotrados, virtualización, seguridad, internet de las cosas, servicios de intermediación, middleware, nube privadas y públicas, procesamiento inteligente masivo de los datos (Big Data), etc. Son la evolución y consolidación de un gran número de tecnologías que se han desarrollado de forma independiente y que han convergido en este entorno para ofrecer a la industria un futuro prometedor.

Sin embargo, estamos obligados a no confiar en todo lo nuevo, sobre todo cuando muchas técnicas de las nuevas son presentaciones anteriores de otras. Tanto en la investigación como en el desarrollo, las modas suelen tener un comportamiento repetitivo. Un claro exponente son las técnicas de inteligencia artificial que, los que somos mayores, hemos visto aparecer y desaparecer varias veces. Siempre han tenido un carácter de técnica definitiva, pero que ha desaparecido a los pocos años discretamente. Esto no quiere decir que no confíe en dichas técnicas, podría poner muchos casos que, aunque no tan claros, creo que son fundamentales. De lo que desconfío muchas veces es de la popularización de estos términos y la generación de expectativas. Recuerdo en los años 90 como los denominados sistemas expertos venían para resolver todo en la informática. Poco a poco desaparecieron del escenario para quedarse como técnica para ciertos y relevantes usos.

A partir de los años 90, formamos el grupo de informática industrial y sistemas de tiempo real en el que, con un conjunto de personas envidiables, hemos transitado un largo camino de proyectos publicaciones y vivencias. A lo largo de estos 30 años, el grupo ha disfrutado siempre de proyectos nacionales de investigación, ha participado en más de 15 proyectos europeos y se han firmado convenios con muchas empresas tanto nacionales como internacionales.

Para terminar este recorrido, una de las cosas de la que nos sentimos más orgullosos es de que en los próximos años el software desarrollado inicialmente en nuestro grupo, y después industrializado por la spinoff de la UPV FentISS, será el software español más replicado en el espacio. El hipervisor XtratuM, que desarrollamos en varios proyectos europeos, FentISS lo ha certificado y es el software de base de la mayor constelación de satélites que ha desarrollado la empresa OneWeb para ofrecer servicios de 5G de forma global con más de 700 satélites a lanzar en los dos próximos años. Actualmente, ya están orbitando 6 satélites con total éxito.


Noticias

Próximos Eventos

May
5
Mar
12:00 am SMART4ALL Convocatoria Abierta
SMART4ALL Convocatoria Abierta
May 5 a las 12:00 am – Dic 31 a las 12:00 am
SMART4ALL Convocatoria Abierta
SMART4ALL (Proyecto H2020) da apoyo a soluciones digitales innovadoras y extraordinarias en donde la colaboración con otras organizaciones es la base del éxito. La iniciativa busca impulsar soluciones digitales de España y Europa basadas en

 

 

 

 

 

Cómo llegar I  Planos I Contacto
Universitat Politècnica de València © 2015 · Tel. (+34) 96 387 90 00 · informacion@upv.es
campus UPV de excelencia campus UPV de excelencia