BORJA PONZ. MAHLE ELECTRONICS

Publicado el 29 diciembre, 2017

 

Borja Ponz comenzó su andadura profesional en el Instituto ai2, concretamente, en los Laboratorios de Robótica y Vehículos Autónomos, en los que pasó casi tres años. Su salto a la empresa privada lo ha dado de la mano de Mahle Electronics, donde forma parte del equipo de desarrollos de software. Ponz nos cuenta cómo ha influido su paso por el Instituto de Automática e Informática Industrial de la UPV en su puesto actual en la firma internacional.

Cuéntenos su experiencia en el Instituto ai2. ¿En qué año empezó a colaborar con la estructura de investigación y en qué proyecto?
Mi relación con el Instituto ai2 empezó en marzo/abril de 2008 durante la realización de prácticas de un ciclo de formación profesional. Desde marzo hasta julio de ese mismo año fue mi primer contacto. En septiembre de 2008 comencé con mis estudios universitarios y no fue hasta que estuve a punto de finalizar dicha titulación que regresé para realizar el proyecto final de carrera bajo la dirección de Ángel Valera. Desde ese momento, Ángel Valera y yo empezamos a colaborar más asiduamente hasta que marché a Mahle. Mi tiempo en el Laboratorio de Robótica principalmente lo pasé desarrollando robótica móvil con los robots Summit XL. El siguiente proyecto en el que tuve la suerte de trabajar fue en el Laboratorio de Vehículos autónomos. Allí estuve trabajando alrededor de un año y medio en el RBCAR (el vehículo autónomo del laboratorio). Durante este periodo me empecé a interesar por la industria del automóvil, aunque antes de llegar a Mahle, durante los últimos tres meses en el laboratorio, me centré en el desarrollo de un robot móvil filoguiado.

¿Cómo fue su paso a la empresa privada? ¿Cómo llegó hasta Mahle y en qué proyecto está involucrado en la actualidad?
Mi paso a la empresa privada se debió a la pérdida de la motivación necesaria para doctorarme. La verdad es que el paso, gracias a mis actuales compañeros de trabajo, no fue duro. Me lo han hecho todo muy fácil y me han ayudado a adaptarme. Mahle es una de las empresas punteras dentro del sector de la automoción. Actualmente, en todo el grupo empresarial somos alrededor de 77.000 empleados, de los cuales, aquí en Mahle Electronics (Valencia) somos unos 85 ingenieros. Dentro de Mahle Electronics soy parte del equipo de software y, más en concreto, del grupo de HVAC, donde mis funciones van orientadas al desarrollo, implementación y testeo del firmware.

¿Opina que su paso por el Instituto ai2 ha contribuido de alguna manera a la experiencia que puede aportar ahora en su actual puesto de trabajo?
Sin duda, en el Ai2 y en especial Ángel Valera me enseñaron cómo programar siguiendo una metodología profesional y a tener un pensamiento crítico sobre todo lo que se hace, con el único fin de buscar siempre una mejora continua. Ambas cosas creo que me están ayudando a desarrollar actualmente mis tareas dentro de Mahle. Aunque la gama de productos que desarrollo actualmente no tiene nada que ver con la investigación/desarrollo que hacía en el laboratorio, los procesos son los mismos con pequeñas diferencias.

¿Considera que este trasvase de investigadores/ingenieros entre los institutos de investigación y la empresa privada es beneficiosa? Y, en este sentido, ¿cómo podría potenciarse la colaboración entre ambos?
Por supuesto que considero que es una relación beneficiosa para los dos actores por el intercambio de know-how. En el caso del laboratorio, estamos hablando de un know-how más enfocado a la especialización en temas concretos y, en el caso de la empresa, el know-how está más orientado a procesos de integración o desarrollo más generalistas. Estoy convencido de que se puede conseguir avanzar hacia una integración mas sólida entre los dos actores y, sin duda, esto nos lleva a un escenario donde cada uno tiene su campo de actividad y donde estaríamos más cerca de la excelencia profesional. ¿Cómo potenciar esta colaboración? Bajo mi punto de vista, hay varios aspectos que se deberían tratar y con profundidad, pero solo mencionaré el que me parece más importante: el tiempo necesario para empezar a colaborar entre empresas e institutos de investigación creo que es vital para poder fortalecer las relaciones. En gran parte debido a los tiempos que se están moviendo en algunos sectores en la empresa privada, estos plazos se convierten en un factor excluyente de algunas posibles colaboraciones. Si no se consigue que las relaciones entre empresa y universidad sean más agiles, creo que el outsourcing entre empresas y universidad está condenado al fracaso.


Noticias

Próximos Eventos

Abr
8
lun
todo el día Semana Informática 2019
Semana Informática 2019
Abr 8 – Abr 12 todo el día
Este año la Semana Informática que organiza el Colegio de Ingeniería Informática de la Comunidad Valenciana se celebrará la semana del 8 de Abril. Más  información

 

 

 

 

 

Cómo llegar I  Planos I Contacto
Universitat Politècnica de València © 2015 · Tel. (+34) 96 387 90 00 · informacion@upv.es
campus UPV de excelencia campus UPV de excelencia