Entrevista Cecilia Laschi. Experta en Biorobótica

Publicado el 19 septiembre, 2017

 

“No hay que dejar de lado la investigación básica si miramos al futuro”

Cecilia Laschi es profesora de Biorobótica en el Instituto de Biorobótica de la Scuola Superiore Sant’ Anna de Pisa (Italia), donde también es Vicerrectora de Investigación. Se licenció en Ingeniería Informática en la Universidad de Pisa en 1993 y se doctoró en Robótica por la Universidad de Génova en 1998. Entre 2001 y 2002, realizó una estancia como investigadora en la Universidad de Waseda, en Tokyo. Sus principales campos de investigación son la robótica blanda y la robótica humanoide. Trabajó en los primeros proyectos de neurorobótica que se llevaron a cabo en Europa, siendo pionera en algunos proyectos de robótica blanda como el European ICT-FET OCTOPUS Integrating Project. Asimismo, ha desarrollado diversos trabajos de gran relevancia sobre robots personales y asistenciales y es editora de diversas publicaciones sobre robótica.

Prácticamente lleva dos décadas investigando en biorobótica y sus trabajos en neurorobótica son pioneros en Europa. ¿Qué podemos ver ahora que no había hace 20 años?

Cuando empecé a trabajar en robótica recuerdo que siempre esperábamos que en conferencias y revistas especializadas se dieran a conocer papers con logros nuevos, como el primer robot que podía reconocer un objeto, el primero que seguía un objetivo en movimiento, el primero que anduvo con piernas humanas y cosas así. Siempre teníamos esta sensación de búsqueda de nuevas habilidades robóticas. Con respecto a las aplicaciones y las expectativas, siempre parecía que, por ejemplo, fuéramos a tener en casa un robot como asistente personal en menos de cinco años. Ahora, la sensación es que eso se pospone y se pospone, y que siempre nos encontramos con el mismo escenario. Por otro lado, me resulta sorprendente cómo otro tipo de tecnologías han evolucionado tan bien y tan rápidamente, como los vehículos autónomos, que ya están en la calle y que están basados en tecnologías robóticas. Nunca lo hubiera dicho hace algunos años. Lo que pasa es que hace 30 años era impensable ver vehículos autónomos paseándose por las calles pero, probablemente, ya estaban paseándose por los laboratorios. Eso quiere decir que hay otras tecnologías que seguramente no son tan impresionantes pero que también están siendo refinadas, evolucionando y progresando ahora mismo en los laboratorios. Es posible que actualmente no se aprecie la revolución que supondrán pero lo que ahora está evolucionando en laboratorios cambiará el camino de las tecnologías robóticas de los próximos años. Es muy importante plantearse constantemente preguntas como: ¿qué tarea es ahora mismo complicada de hacer para los seres humanos y qué puede hacer la robótica por ella? La respuesta puede darte varias ideas a las que puedes aproximarte de diversas maneras. La robótica blanda es una de ellas.

¿Y están trabajando los investigadores en la dirección correcta para responder a esto?

Creo que hay mucho que hacer con respecto a la robótica tradicional. Conseguir una aplicación real, llegar al mercado es muy importante porque si no, no estaríamos hoy en el punto en el que estamos ni se hubiera producido el cambio de mercado que se está produciendo pero, al mismo tiempo, es vital explorar nuevas direcciones y realizar investigación básica. Solo así, en 10 ó 20 años, tendremos más tecnologías que probar y que explotar.

¿En qué punto se sitúa Europa con respecto a otros continentes como Asia, que usted conoce bien, o América del Norte?

La investigación en Europa es muy buena gracias a que la Comisión Europea está llevando a cabo muchos proyectos de colaboración. No pasa lo mismo en EE.UU. y Japón. Colaboramos mucho más y hacemos una investigación con un carácter mucho más interdisciplinar. El tipo de proyectos en el que trabajamos está mucho más centrado en las necesidades de la sociedad y del planeta. En todos estos sentidos, creo que llevamos ventaja y que no estamos para nada lejos de ellos. Obviamente, EE.UU. es muy fuerte en el diseño de nuevas tecnologías y en inversiones. Y Japón también, en nuevas tecnologías. En Europa no disponemos de tantos fondos y en algunos países se han reducido considerablemente, lo que a veces hace difícil organizar los proyectos. ¿Qué papel juegan en este sentido plataformas como SPARC (Partnership for Robotics in Europe)? Durante los últimos años, en robótica, la Comisión Europea ha apoyado mucho la colaboración entre empresas y universidades con el objetivo de cubrir mejor las necesidades del mercado. Estoy de acuerdo con que la robótica persiga responder al mercado y, en ese sentido, creo que iniciativas como SPARC juegan un buen papel. Y permiten que Europa pueda ser más competitiva en los mercados en los que puede serlo. Sin embargo, también pienso que no hay que perder de vista la investigación básica porque si el proceso de desarrollo de tecnologías robóticas empieza en ese punto de servir a las empresas tecnologías que ayuden a su negocio, en 10 años ya no tendremos nada más que explotar. Probablemente la UE está demasiado centrada en el mercado como consecuencia de la crisis pero no hay que dejar de lado la investigación básica si miramos al futuro.

Por último, me gustaría preguntarle por las Jornadas Nacionales de Robótica que organizó el Instituto ai2 y por cómo valora el trabajo que se está realizando en España en diversos campos de la robótica.

Sé que la comunidad robótica en España es bien conocida en otros países europeos como un sector activo, rico y con muchas universidades implicadas. Estoy impresionada por el trabajo que se ha hecho con las jornadas y, en particular, con la UPV, que me parece un entorno estupendo para investigar. Estas jornadas han sido una gran iniciativa.


Noticias

Próximos Eventos

No hay nuevos eventos.

 

 

 

 

 

Cómo llegar I  Planos I Contacto
Universitat Politècnica de València © 2015 · Tel. (+34) 96 387 90 00 · informacion@upv.es
campus UPV de excelencia campus UPV de excelencia