Jorge Bondia y José Luis Díez: “En 2020 realizaremos un estudio en casa del paciente utilizando nuestra plataforma durante tres meses”

Publicado el 1 octubre, 2018

 

Tecnodiabetes, el grupo de investigación entorno al páncreas artificial del Instituto ai2, lleva más de una década realizando una intensa labor que este año se materializa en un nuevo proyecto que les ha colocado al nivel de la Universidad de Harvard, el Imperial College de Londres o la Oregon State University (EEUU). Jorge Bondia y José Luis Díez, sus investigadores principales (en la imagen, con todo el grupo), nos cuentan en esta entrevista cuál ha sido la trayectoria del equipo hasta llegar aquí y los retos que se le plantean tras haberse posicionado a nivel internacional.

En agosto iniciaron un nuevo estudio en el Hospital Clínic de Barcelona. Explíquennos en qué consiste y por qué es importante esta nueva fase de sus investigaciones.

J.B. Lo más importante es que es la primera vez que evaluamos clínicamente el sistema de páncreas artificial sobre Android en el que llevamos tantos años trabajando. El granito de arena aportado por el grupo ha sido tener un sistema propio sobre móvil en el que testear nuestros algoritmos de control para infusión automática de insulina para conseguir la normoglucemia y la supervisión automática del paciente con diabetes. A día de hoy solo existen tres desarrollos similares más en todo el mundo: en la Universidad de Harvard, el Imperial College de Londres y la Oregon State University, en Estados Unidos. Lo que estamos haciendo en el estudio que arrancó en agosto y que continuará hasta abril de 2019 en el Clínic de Barcelona es probar en 10 pacientes adultos cómo funciona el sistema ante una situación de ejercicio en bici durante 55 minutos. Probamos cómo responde el paciente ante tres modalidades de tratamiento: con su terapia estándar; con nuestro desarrollo, anunciándole al dispositivo el ejercicio 20 minutos antes, de manera que sepa que el paciente va a hacer deporte y, por tanto, pueda tomar decisiones y acciones preventivas al respecto sobre la administración de insulina; y con el sistema sin conocimiento de la actividad física. Lo que buscamos es evaluar qué pérdida de prestaciones hay cuando el paciente no anuncia. Por tanto, es un estudio de validación de la plataforma de control pero también de su robustez frente a la escasez de anuncio de ese ejercicio físico. 

¿Por qué este nuevo proyecto marca un antes y un después en el grupo?

J.L.D. Hasta ahora, todos los análisis, simulaciones y pruebas de control tanto con el paciente como sin él, se habían hecho con un ordenador por en medio. El salto cualitativo que hemos dado es que ahora todo está en el wearable y eso nos hace formar parte de los pocos grupos que tienen un dispositivo propio que les permite probar el sistema de monitorización de una manera cómoda y, lo más importante, sacarlo del hospital, que es la clave de todo. Para los estudios que estamos realizando en la actualidad todavía es necesario que el paciente esté metido en el hospital con los médicos, enfermeras e ingenieros a su alrededor. Pero el sistema que hemos desarrollado nos va a permitir que este proyecto finalice con un estudio domiciliario y, con toda la supervisión, teléfonos y necesidades que eso suponga, ya que estamos hablando de un estudio experimental, que el paciente se pueda marchar a su casa y haga vida normal, que es un paso que muy poca gente ha dado. Ha sido muy complejo llegar hasta ahí porque comunicar con todos los elementos implicados ha llevado muchísimo tiempo. Ese es el gran salto que hemos dado y a lo que hemos llegado en los últimos años.

J.B. Además, en este proyecto tenemos planteados tres estudios más: uno en Gandia, que empezará en octubre, y que será un estudio ante ingesta de alcohol y grasas; uno que comparará sistemas que solo administren insulina y sistemas mixtos de insulina y glucagón. Y, al final de proyecto, en 2020, ese estudio con el paciente en casa durante tres meses de uso continuado de nuestra plataforma de páncreas artificial.

¿En qué se diferencia su sistema de páncreas artificial del de resto de grupos que están en esa élite de investigación diabetológica?

J.B. Nuestra herramienta es escalable y de forma fácil permite implementar cualquier tipo de arquitectura: un sistema con una única bomba de insulina; un sistema con bomba de insulina y bomba de glucagón; pero básicamente la mayor diferencia está en los algoritmos de decisión o de control que hemos incorporado. Cada grupo está apostando por una serie de técnicas de control y nosotros tenemos una propia que hemos testeado ante diferentes escenarios. Es difícil evaluar las diferencias entre las estrategias de control de cada grupo pero sí podemos afirmar que los resultados que están dando nuestros estudios son prometedores y que incluso han suscitado ya interés por parte de la industria.

Por otro lado, solo existen 5 ó 6 consorcios que han podido hacer estudios fuera del hospital y muchos de ellos no con una plataforma propia, como la nuestra, que es una gran ventaja porque podemos programar la herramienta como queramos; la conocemos al dedillo, ya que la hemos hecho nosotros. Eso nos permitiría incluso licenciarla a otros grupos si quisieran hacer estudios pero, en principio, a nosotros nos da mucha flexibilidad.

¿Cuál es la percepción del paciente ante estas nuevas tecnologías?

J.B. Nunca hemos tenido problemas para reclutar pacientes para los estudios y eso que implican un esfuerzo importante para ellos. El primer sistema comercial de páncreas artificial se comercializa desde julio del año pasado en EE UU. Luego pasó a Chile y el 4 de octubre llegará a algunos países de Europa. En España se comercializará en el 2019. Estas tecnologías son un cambio importante en la calidad de vida de los pacientes pero ahí el tema a resolver no es la aceptación de la tecnología por parte de ellos sino el pago de esa tecnología por parte de la administración, que esté dentro de la seguridad social. Ahora mismo se lo tienen que costear ellos y son sistemas caros. Ese es el gran problema a resolver.

Este es un año importante para el grupo Tecnodiabetes también porque, dentro de la UPV, cambian de sede y amplían equipo. Háblennos de esos cambios.

J.B. Ahora mismo somos 12 personas solo en la UPV. Además de nosotros, contamos con Beatriz Ricarte y Sergio Romero, profesores del departamento de matemáticas. Dentro del equipo de la UPV tenemos gente con perfiles informáticos y de ingeniería de control. También trabajamos con dos médicos endocrinólogos del Hospital Clínico de Valencia y del de Gandia, más el personal del Hospital Clínic de Barcelona. Habitualmente colaboramos con un grupo de ingeniería de control de la Universitat de Girona y con el CIBERDEM.

J.L.D. El Mederi Living Lab, el laboratorio que hemos montado en la Ciudad Politécnica de la Innovación, tiene un objetivo doble. Por un lado, con el crecimiento del grupo nos resultaba imposible continuar trabajando en el departamento. Venir todos aquí y tener a todo el equipo junto pensamos que es fundamental. La interacción natural que supone trabajar juntos en el mismo espacio hace que muchas veces surjan soluciones a problemas que de otra manera no se conseguirían. Por otro lado, hemos habilitado un espacio que pretendemos que sea una sala de demostración para los pacientes, la industria y cualquier otro actor en este tema. Tener reunidos al equipo de trabajo y la sala de demostraciones es un entorno inmejorable desde el punto de vista de imagen del grupo y de trabajo. Precisamente, para el próximo 17 de noviembre, con motivo del Día Internacional de la Diabetes, estamos organizando una jornada de puertas abiertas, junto con la Conselleria de Sanidad, para que médicos y pacientes puedan conocer este espacio, nuestras líneas de investigación y ver demostraciones de los productos que hemos desarrollado.

Además, continúan trabajando en diversos proyectos orientados a niños con diabetes.

J.L.D. Sí, continuamos con nuestras líneas de investigación en educación diabetológica. Recientemente se ha incorporado una persona nueva al equipo del Instituto ai2 que estará enteramente dedicada a mejorar las interfaces de los videojuegos educativos que hemos desarrollado. Está previsto que en el curso 2018-2019 llevemos también a cabo un estudio clínico para testear cómo el uso de los videojuegos educativos repercute en la salud de los niños diabéticos.


Noticias

Próximos Eventos

Oct
24
mié
todo el día 7ª Conferencia sobre Sistemas y ...
7ª Conferencia sobre Sistemas y ...
Oct 24 – Oct 26 todo el día
La 7ª Conferencia sobre Sistemas y Control, técnicamente patrocinada por la Control System Society del IEEE, está previsto que tenga lugar en Valencia, del 24 al 28 de Octubre de este año. Estas conferencias son
Nov
5
lun
3:30 pm Curso de Arquitectura de Aplicac... @ Sede COIICV
Curso de Arquitectura de Aplicac... @ Sede COIICV
Nov 5 a las 3:30 pm – Nov 14 a las 8:30 pm
Curso de Arquitectura de Aplicaciones en AWS Fechas: 5, 7, 12 y 14 de noviembre. Horario: lunes y miércoles de 15:30 a 20:30h. Lugar: Sede COIICV Más información e inscripciones

 

 

 

 

 

Cómo llegar I  Planos I Contacto
Universitat Politècnica de València © 2015 · Tel. (+34) 96 387 90 00 · informacion@upv.es
campus UPV de excelencia campus UPV de excelencia