Noticias

Francisco Javier Mínguez, Jefe del Área de empresas y asociaciones del IVACE: "La pyme requiere soluciones inmediatas y a medida, y ahí la universidad debe medir su capacidad de respuesta"

Francisco Javier Mínguez, Jefe del Área de empresas y asociaciones del IVACE: "La pyme requiere soluciones inmediatas y a medida, y ahí la universidad debe medir su capacidad de respuesta"

Francisco Javier Mínguez es Jefe del Área de empresas y asociaciones del IVACE (Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial). El pasado mes de julio participó en la sesión anual del Patronato de empresas del Instituto ai2-UPV hablando sobre las principales líneas de financiación de la administración de cara a la digitalización empresarial. En esta entrevista, hace un repaso de qué empresas se pueden beneficiar de estas ayudas y de cuál es la mejor vía para que la universidad haga transferencia de conocimiento, según su experiencia.

Háblenos de las principales medidas de apoyo a la transformación digital de las pymes, a grandes rasgos, de cara al año que viene.

En el IVACE hay dos grandes líneas de financiación. Por un lado, una que tiene más impacto en cuanto al número de empresas que pueden acceder, que es la línea de digitalización para pymes, Digitaliza CV. Esta línea arrancó en 2016 y permite a cualquier pyme digitalizarse a través de la incorporación de soluciones o activos digitales, software de planificación de recursos empresariales, a nivel más básico; o robotización, sistemas de captura de datos, trabajo en la nube, seguridad, etc. Hay un abanico amplio de soluciones que podemos financiar aquí. Son fondos para que las pymes se digitalicen contratando esos servicios. Esta línea se ha dirigido a un amplio abanico de actividades empresariales, pero en 2023 vamos a focalizarla más en aquellas empresas que desarrollan actividades en CNAES tanto de manufactura como de transporte de energía, de agua, de I+D. Es decir, vamos a cerrarla un poco a las industrias y actividades empresariales muy necesarias para la industria.

Tenemos otra línea que está dentro del programa de innovación y que se llama INNOVATeiC, dirigida a aquellas empresas que tienen el conocimiento y las capacidades para aportar soluciones y digitalizar a otras. Son los proveedores de servicios digitales. Esta línea cubre tanto a aquellas empresas que son fuertes en ingeniería, como a aquellas fuertes en desarrollo software o prestación de soluciones integrales a terceros. En 2023, vamos a acotar la línea INNOVATeiC para que entren más empresas TIC, aunque por su propia naturaleza son la mayoría de las que la solicitan.

Además, quiero resaltar las colaboraciones que tenemos con otros organismos, por ejemplo, a nivel del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Desde 2027 desarrollamos un convenio de colaboración anual con él para el despliegue de la estrategia de industria conectada. Es decir, colaboramos con él para que en la Comunidad Valenciana se lancen una serie de convocatorias a través de las cuales se dé un servicio de asesoramiento especializado a las industrias valencianas que lo soliciten y que puedan disponer así de un diagnóstico y un plan de transformación digital.

Si tuviera que hacer un diagnóstico del potencial de las empresas en nuestra comunidad, ¿cuál sería?

Por un lado, las empresas que son capaces de ofertar soluciones suelen ser empresas cuyo principal activo son las personas. Suelen tener equipos de desarrolladores muy jóvenes, salidos de la universidad y muy volcados en la innovación. Estas empresas tienen mucho potencial de innovación y como generadoras de empleo. Crecen de manera muy rápida y en el plazo de tres o cuatro años pasan de ser pymes a adquirir una condición de gran empresa, porque absorben mucho equipo humano.

Luego, a nivel de las que reciben la digitalización, en las convocatorias que hemos tenido hasta 2022 no exigíamos una mínima estructura empresarial en cuanto a tamaño. De cara a 2023 sí que vamos a exigir un mínimo de dos personas para garantizar que sean empresas con afán de crecimiento y consolidación. Haciendo balance de la tipología de proyectos subvencionados, estamos hablando de que un 30% de ellos han ido destinados a la incorporación de un nuevo ERP o a la evolución del ERP existente. Otro 30%, que ha ido creciendo desde 2016, han sido empresas que han incorporado temas de automatización, sistemas MES, etc. Y el 30% restante, más o menos, son proyectos más singulares en temas de ciberseguridad, impresión 3D y temas de robótica avanzada. Con los cambios que queremos hacer de cara a 2023 nuestro objetivo es que crezca más esa última parte, que creemos que es la que le confiere más potencial y músculo a nuestras empresas. Queremos, en definitiva, que crezca el ratio de empresas que apuesten por tecnologías de digitalización más avanzadas.

Precisamente, el Instituto ai2 trabaja en muchas de esas tecnologías que comenta. Desde su punto de vista, ¿considera que continúa habiendo una brecha entre empresa y universidad, institutos de investigación, en este caso?

Cuando hablamos de que la universidad, con la estructura que tiene, quiere dedicarse ya no solo a la I+D, sino a prestar servicios de innovación a empresas, puede chocar con una cuestión de tamaño de proyectos o volumen de empresas a las que puede atender. Creo que la universidad, por su propio ámbito de actuación, más dedicado a la investigación, se queda más con grandes proyectos estratégicos o proyectos de empresas de mayor dimensión, en vez de intentar llegar a pymes.

Eso es complicado de cambiar. Nosotros, por ejemplo, en los programas del IVACE, si la empresa contrata un servicio externo, viene más del sector privado. Nuestras líneas de I+D pueden contar con un departamento de la universidad, pero cuando hablamos de innovación o digitalización, lo normal es contratar implementación de soluciones con una empresa del sector TIC. El acercamiento de la universidad a la empresa y que hablen el mismo idioma e intentar aproximarnos es un tema que preocupa a todos, pero creo que ahí hay un tema de selección de público por parte de la universidad. La pyme requiere soluciones más inmediatas y más a medida, y ahí la propia universidad debe medir sus capacidades de respuesta.

En la UPV, y precisamente el en ai2, habéis participado en los DIH, que deben ser ventanillas de acceso a pymes y que permiten gestionar servicios de digitalización a esas pymes. Ahí sí puede entrar la universidad. Creo que esta fórmula es un concentrador que permite conectar la necesidad de la empresa con la oferta de tecnología y soluciones que puede aportar la universidad. Creo que es una de las vías más interesantes para establecer ese vínculo y esa colaboración. Las líneas de innovación en las que haces que participen un cúmulo de entidades y empresas son interesantes porque sirven para hacer aflorar necesidades y aportar soluciones que pueden estandarizarse para un tipo de empresas.